DSC_0055

Los días cada día son más largos y las tardes llegan a sobrepasar las ocho y media. Eso también conlleva que mis planes se alarguen más de la cuenta, que disfrutar del deporte al aire libre sea algo obligatorio y que las tardes de terraza con amigos parezcan no tener fin,…  Un jueves más mi reloj ha sobrepasado las doce, no voy a perder los zapatos como cenicienta, ni tengo un “cochazo”en la puerta esperándome que vaya a desaparecer. Pero si  un “cola cao” sobre el escritorio que disminuye su temperatura a cada minuto y una cama que empieza a hacerme señales para que me meta en ella.

Sinceramente, hoy no tenía pensado escribir y si os digo la verdad no se cómo van a continuar exactamente estas líneas. Pero mi cabeza una vez más va un paso por delante de mí y me ha trasladado a tardes atrás, a uno de esos momentos en los que me hallo perdida entre las páginas de un libro. Estas me hicieron pensar en los misterios de las personas que me rodean, en toda aquella gente que solo muestra unos pequeños picos de hielo de su iceberg y que por más que lo intento, no consigo sobrepasar unos milímetros de piel. Estoy convencida de que todos tenéis esos icebergs a vuestro alrededor, grandes misterios que necesitáis resolver, pero que solo serán revelados a los indicados.

“Nunca llegué a conocerle en realidad. Él nunca me dio esa oportunidad, ni pareció sentir ningún interés en abrir sus puertas a nadie que no fuera tu madre. A mí su personalidad me intimidaba y en su presencia me sentía incapaz de abordarle o intentar congraciarme con él. Era imposible saber lo que pensaba. Solía leer sus libros,que tu madre me traía cuando acudía a visitarme, y los estudiaba con detalle tratando de encontrar en ellos las claves ocultas para internarme en el laboratorio de su mente. Nunca conseguí penetrar en él.”

-El palacio de media noche- Carlos Ruíz Zafón

Los días de calor traen de la mano vestidos largos, coloridos y vaporosos. Muchos de vosotros pensaréis que este tipo de vestidos solo pueden servir para ocasiones especiales, pero y si cambiamos un poco los complementos y los adaptamos al día a día. ¿Qué pasa si añadimos unas botas camperas o unas sneakers? ¿y si además añadimos una chupa vaquera? Espero que os guste. DSC_0099

DSC_0071

DSC_0068DSC_0054

DSC_0083

DSC_0103DSC_0063

[Vestidok-kou ; botas: zara; chaqueta vaquera oversize: stradivarius; reloj: cluse; pendientes: parfois]

Nos vemos la semana que viene caprichetes, 

Con amor, 

A.

Anuncios

9 thoughts on “Long dress

  1. Me gusta mucho como escribes. Yo también siento a veces que hay personas que aunque son cercanas no te dejan acercarte del todo a ellas y son todo un misterio, pero también pienso que ahí está la magia de todo.
    En cuanto al look me parece muy original el haber incluído en el look las botas de flecos. Estás muy guapa. Besos guapa

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encantan este tipo de vestidos pero como bien dices..nunca se muy bien cuando ponérmelos.. acabo de bajar el mío del trastero y creo que se me acaba de ocurrir alguna combinación. Un beso, estás guapísima

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s