dsc_0782

Si os soy sincera hoy no me apetece escribir, más bien ayer. Son las 6 de la mañana y el insomnio vuelve a hacer de las suyas. Esta vez no es que me haya pillado el toro, es que me ha pasado varias veces por encima y he sufrido varios revolcones en el intento. Pero como siempre, ponerme frente al ordenador y el silencio que me rodea consigue darle luz a esa bombilla que parecía fundida.

Los sentimientos se me acumulan y mezclan a la vez, estoy segura que todos hemos sentido alguna vez ese cóctel de pena, rabia e impotencia cuando alguien muy querido y cercano a nosotros toma decisiones en su vida que, bajo nuestro punto de vista, no son las más correctas.

Son innumerables las ocasiones en las que nos hemos mordido la lengua y se nos ha atragantado ese “ya lo sabía” o “ya te lo dije” cuando esa persona vuelve con una herida abierta a nosotros. Porque si hay algo doloroso en esta vida, es ver sufrir a alguien que queremos y tenemos la sensación de que no le abrimos lo suficiente los ojos.

En nuestro crecimiento personal resulta esencial acertar, errar, tropezar y cometer errores. Sobre todo estos últimos vienen de la mano de una moraleja o un aprendizaje que contribuyen a nuestra evolución. No debemos olvidar que, al final, cada uno de nosotros es dueño de su propia historia y libre de tomar sus propias decisiones. Como firme defensora del ·”todo pasa por algo” una decisión errónea puede que simplemente sea necesaria para enseñarnos lo que no queremos en nuestra vida.

Después de tropezar, no hay nada más reconfortante que un buen amigo, un hermano, una madre,…que te ayude a curar esa herida y la convierta en una diminuta cicatriz.

“Cuando miras atrás es fácil ver dónde fuiste cometiendo errores. Y es más fácil arrepentirse de una decisión ahora que en el momento en el que se tomó parecía una buena idea.

Pero, si lo hiciste lo mejor que pudiste y escuchaste a tu corazón, resulta que las papeletas de haber elegido correctamente aumentan y que evitaste el error más doloroso de todos: el arrepentimiento que acompaña a dejar pasar por completo algo genial que viene una ve en la vida”.

Hoy os dejo un look de fiesta que para mi gusto combina en perfecta armonía el negro, los brillos, las transparencias y los escotes vertiginosos, sin hacerlo vulgar.

dsc_0806

dsc_0791

dsc_0804

dsc_0789

dsc_0775

dsc_0773

[top: women´s secret; pantalon: bershka; zapatos: stradivarius; reloj: cluse ; pendientes: h&m]

Nos vemos la semana que viene, que tengáis un bonito fin de semana,

Con amor,

A.

 

Anuncios

9 thoughts on “I´ll be there for you

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s