DSC_0638

Esta semana hace tiempo que está marcada en mi calendario, es hora de volver a casa, hace bastante que no me dejaba caer por aquí. Mis vacaciones ya han comenzado y no lo podrían haber hecho mejor manera. Es momento de disfrutar un poco de la familia, de reencuentros con los amigos y, cómo no, de atiborrarse de los dulces típicos de esta época.

Siempre me ha gustado el momento de llegar a casa, es mi lugar de desconexión. Seguro que vosotros también tenéis un lugar para hacerlo. Si, ya me entendéis, ese sitio al que recurrís cuando necesitáis un respiro, dónde os refugiáis cuando los problemas os abruman. Estos se quedan guardados en un cajón, a la vuelta seguro que muchos de ellos han desaparecido, otros habrán cogido polvo y estarán ocultos y, finalmente, los que queden se habrán hecho tan pequeños, que ya no tendrán importancia. Os dejo un cuento que a mi me gusta mucho:

“El carpintero que había contratado para que me ayudara a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se estropeó y le hizo perder
una hora de trabajo, y ahora su antiguo camión se niega a arrancar.
Mientras lo llevaba a su casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño
árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.
Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación: su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa.
Posteriormente,
me acompañó hasta el coche. Cuando pasamos cerca del árbol, senti curiosidad y le pregunté acerca de lo que le había visto hacer un rato antes.

-;Oh!, ése es mi árbol de problemas -contestó-. Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que, simplemente, los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego, en la mañana, los recojo otra vez. Lo divertido es -dijo sonriendo- que cuando salgo en la
mañana a recogerlos, ni remotamente hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior.”

 

DSC_0660

DSC_0635

DSC_0644DSC_0625

DSC_0602

[Trench: zara (new); blusa: mariquilla lunares (new); pantalón: pull and bear (new); zapatos: zara (old); pulsera: fireflybijoux ;bolso: bimba&lola (old)]

Espero que os haya gustado el post, 

pasar una buena Semana Santa y nos vemos muy pronto.

Sed felices, con amor,

A.

Anuncios

12 thoughts on “Desconectar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s