Somos las palabras que usamos para definirnos. Somos las palabras que usan las personas que nos rodean,  las que decidimos que nos rodeen y aquellas que no podemos evitar que formen parte de nuestra vida y que jamás elegiríamos si de nosotros dependiera.

¿Te has parado a pensar en toda la gente con la que convivimos día a día?. Supongo que todos ellos nos aportan algo. Nos hacen aprender, nos dan lecciones, nos fortalecen, nos sostienen, nos orientan,… y algunos hasta nos destruyen un poquito.

Hay palabras que curan y otras que abren profundas heridas. Algunas de ellas con tanto veneno que más de uno si se mordiese la lengua se mataría a si mismo. ¿Medimos nuestras palabras? ¿Somos conscientes de sus efectos secundarios?

Es una realidad, criticamos y somos criticados. Solemos asociar las críticas a algo malo, pero estas pueden ser tanto constructivas como destructivas. Siempre es bueno reconocer nuestras virtudes, al igual que nuestros defectos para intentar corregirlos y mejorar. El problema es cuando las criticas se contaminan con envidia. ¿Por qué se critica lo que realmente se anhela? ¿Por qué muchos se reconfortan haciendo de menos a los demás?. Quizá todo se resuma en una falta de autoestima y de seguridad, la carencia de amor propio puede conducirnos a buscar la satisfacción en la humillación del otro.

Os dejo una pequeña reflexión acerca de la envida de unos de mis autores favoritos, Carlos Ruiz Zafón.

“La envidia es la religión de los mediocres. Los reconforta, responde a las inquietudes que los roen por dentro y, en último término, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindad y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas del cielo sólo se abrirán para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes, por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en evidencia su pobreza de espíritu, mente y redaños. Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá.”

IMG_0559 IMG_0587 IMG_0586 IMG_0829 IMG_0830

En el look: chaleco de zara (new); camisa: mango (new); jeans: pull and bear (old); oxford: stradivarius (old); bolso: zara (old)

Con amor, 

A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s