La confianza es algo muy frágil. Conseguirla puede suponer la mayor de las batallas y una vez ganada puede aportarnos una gran libertad. Pero cuando se pierde es casi imposible recuperarla. Una traición siempre tendrá más peso que cualquier acto de lealtad.

Es la base de toda relación humana. Nadie puede caminar al lado del otro sin tener la certeza de que puede confiar en él, ni sostenerse sobre sus propios pies si se traiciona a si mismo.

Pero realmente, ¿en quién podemos confiar?¿por quién pondrías la mano en el fuego?. Nuestros seres queridos pueden traicionarnos  y unos desconocidos pueden acudir en nuestro rescate cuando más necesitábamos a los primeros.

Finalmente, la mejor respuesta es la más simple: confiar solo en uno mismo. Es la forma más sencilla de no quemarse jamás.

DSC_1364 DSC_1373 DSC_1374 DSC_1399DSC_1376 (Camiseta: mango s/s15; pantalón: h&m s/s14; sandalias: stradivarius s/s15)

“Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso.” -Charles Chaplin

Con amor, A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s